Llíria

Para los propietarios de este chalet, nos dedicamos a la reforma de baño y cocina. La obra incluye la renovación total de las instalaciones (electricidad y fontanería), así como el derribo de tabiquería para integrar la cocina con el salón, ampliando espacios.

La actuacion en la cocina ha sido total. Se derribaron todos los elementos arquitectónicos previos y la pared que separaba el salón de la cocina. También tapiamos la antigua puerta de entrada, dando más sentido al espacio mismo. Finalmente separamos la zona de estar del resto de habitaciones.

Enfocándonos en una casa de campo, el cliente escogió personalmente el azulejo y especialmente el suelo de barro con un cuadrante centrado de cenefa valenciana, dándole a la casa un estilo rústico, que contrasta con los muebles color crema y con la imponente bancada de silestone cromo, que rodea la cocina en forma de U y que forma también la encimera de la barra, que separa actualmente salón de cocina.

El baño de estilo clásico, ha sido alicatado con azulejo imitación piedra donde se ha jugado con dos tonalidades diferentes para contrastar paredes enfrentadas y disponer un perímetro en el suelo.

La ducha de obra, de gran amplitud y sin barreras arquitectónicas, resulta mucho mas cómoda y segura en el uso para sus propietarios, colocándose además un suelo antideslizante imitación madera.

Finalmente el mueble de baño de madera maciza de puertas clásicas, resalta enormemente con la encimera Absolut blanc de Compac.