Reforma de cocina y baño con el blanco como protagonista

Cocina

Luminosa cocina con mueble polilaminado blanco mate de puerta lisa con apertura mediante uñero (sin tiradores) y perfil gola.

Elegante, sobria y sofisticada que dificilmente pasará de moda. La solución perfecta para una cocina reducida, ya que al prescindir de elementos como los tiradores y evitar las combinaciones de colores restringiéndonos únicamente al blanco, aumentamos la sensación de amplitud espacial

Otro punto clave fue el cambio de ubicación del acceso a la cocina, sustituyendo la puerta original por una corredera empotrable. Este cambio nos permitió colocar una bancada espectacular con frontal en compac absolut blanc

Suelo porcelánico que simula perfectamente la textura del roble alpino, cálido y práctico.

Sobre la encimera, cocina mixta gas e inducción en placas independientes.

Armario y encimera con esquina biselada
Armario con esquina biselada para hacer más cómoda la zona de trabajo.
Vista amplia de la encimera con fregadero y dos placas.
Vista amplia de la encimera de compac, con fregadero y dos placas independientes (gas e inducción).

Baño

Baño dominado absolutamente por el blanco a excepción del suelo, para el que escogimos un gres porcelánico en gris “marengo” cálido.

Para aumentar la sensación de amplitud, nos decidimos por unos sanitarios suspendidos del muro (sin pedestal). Igual solución para el lavabo de cerámica sobrepuesto en mueble blanco mate con dos amplios cajones.

De lo que no quiso privarse el propietario fue de disponer de una amplia bañera, eso sí, con una sencilla mampara frontal fija en cristal y cromo, para en caso de ducharse evitar las salpicaduras.

Sanitarios y mueble de baño suspendidos.
Sanitarios y mueble de baño suspendidos.
Vista del baño desde la entrada, vemos la bañera a la izquierda.
Vista del baño desde la entrada con la bañera a la izquierda.