Cocina rústica con muebles de madera en el campo

Los propietarios de este lujoso chalet nos pidieron la renovación y cambio de estilo de su cocina. Deseaban un espacio más amplio y acogedor, ya que además de usarlo para cocinar, es un lugar muy habitado en donde se reúne mucho la familia durante los días que disfrutan la casa. Así que decidimos ganar los metros extendiéndonos sobre parte de la terraza.

La cocina quedó separada del resto del jardín por un enorme cristal de seguridad antibala que permitía unas vistas estupendas del jardín y una entrada de luz perfecta. El estilo que buscamos fue preservar el aire rústico de la vivienda, por ello elegimos materiales nobles y naturales que aportan un carácter campestre y cálido: la madera natural de los muebles y las vigas, la piedra blanca de la encimera y fregaderos, el barro del suelo y los ladrillos de los arcos, etc.

Los muebles de la cocina realizados a medida en madera natural con tiradores de cerámica blanca, una apuesta segura de por vida. Combinamos y alternamos puertas macizas con otras acristaladas tipo vitrina o cajones para que el conjunto no resultase pesado.

Como ya hemos mencionado para el suelo seleccionamos un pavimento de barro, un azulejo cuadrado de 10×10 cm. que combinado con uno menor decorativo van formando un dibujo. Las paredes hasta media altura con un azulejo blanco cuadrado y rematadas con una cenefa rojiza que aporta la nota de color.

El salón y la cocina quedaron unidos por un arco realizado en ladrillo caravista.